Cédulas de habitabilidad

La cédula de habitabilidad es el documento que acredita que una vivienda, local u otro edificio destinado a albergar personas, reúna las condiciones mínimas de medidas, higiene y de instalaciones adecuadas para su función.

No se pueden contratar definitivamente los servicios de abastecimiento de agua, alcantarillado, electricidad, gas y teléfono, si el edificio, vivienda o local no dispone de Cédula de habitabilidad en vigor.

¿QUÉ DOCUMENTACIÓN TENGO QUE APORTAR PARA OBTENER LA CÉDULA DE HABITABILIDAD?

El documento más importante e imprescindible para tramitar tu cédula es el del certificado de habitabilidad. Sin él no podrás solicitar tu cédula a la Administración correspondiente. Para obtenerlo tendrás que contactar obligatoriamente con un arquitecto o arquitecto técnico que visite tu vivienda y realice el documento.

Junto a este certificado también habrá que aportar los documentos que acrediten la antigüedad de la vivienda, la última cédula obtenida, información de carácter personal (DNI), un recibo de los suministros de agua y luz y el justificante de pago de las tasas que exige el Ayuntamiento.

Además, es posible que nos exijan información adicional en algunos casos, ya que cada Administración tiene sus propios requisitos.